cerrar Actualice su navegador
El navegador que está usando en este momento se encuentra desfasado y no cumple los estándares actuales para páginas web. Si quiere disfrutar una versión actualizada de este y otros sitios web, recomendamos que lo actualice gratuitamente a través de uno de estos enlaces:
Internet Explorer 9 Mozilla Firefox Google Chrome
Videos

Mujeres bordan un edredón en recuerdo de las víctimas de la violencia en Chicago

EEUU VIOLENCIA | 24 de abril de 2014

Chicago (IL), 24 abr (EFEUSA).- Un grupo de 15 mujeres, entre ellas varias latinas, ha bordado en un edredón los nombres de 415 personas asesinadas en Chicago en 2013 como recordatorio de la violencia que azota la ciudad en los últimos años.

Con el título "Untitled Homicide Quilt", el edredón es un mapa de la ciudad de cuatro por seis pies donde se destacan los barrios más violentos y pueden verse nombres bordados encima de otros, al punto de que es difícil distinguirlos.

En Logan Square, que es el barrio donde se ubica la galería de arte Beauty & Brawn, donde se exhibe el edredón hasta fines de mayo, apenas seis personas fueron asesinadas, pero en los de Englewood, Austin y el norte y sur de Lawndale figuran decenas de nombres bordados con varios tonos de rojo.

En algunos barrios de Chicago, donde en los últimos fines de semana hubo decenas de tiroteos y varias muertes provocadas en su mayoría por pandillas, la gente parece acostumbrada a estas noticias.

"Pero se trata de los hijos o hermanos de alguien y es necesario poner caras y nombres a los números abstractos de la estadística", declaró a Efe la curadora de la obra, Rachel Wallis.

"Con el bordado creamos algo que se puede tocar, que se puede ver como algo más personal", agregó.

La idea surgió durante el verano pasado, cuando un grupo de mujeres de un grupo de manualidades llamado "El Stich y Bitch" se reunió para hablar sobre el impacto de los homicidios en sus comunidades.

"Quisimos hacer algo colectivo que arrojara un poco de luz sobre la oscuridad de esta triste realidad", expresó Lourdes Arias, una de las bordadoras.

Con la ayuda de otras mujeres que jamás habían bordado antes, trabajaron durante tres meses para recopilar primero una lista de las 415 víctimas de homicidios, sus edades, barrios y cómo murieron.

Luego se repartieron los barrios y comenzaron a bordar a mano los nombres de las víctimas, algo que para Claudia Marchán resultó muy impactante "porque dejaron de ser meros nombres para convertirse en algo personal".

"Yo investigué cada nombre que bordé, lo investigué y leí sobre el caso", agregó.

Wallis destacó que el edredón muestra la realidad de los barrios de Chicago y sus problemas.

"En algunos no figura ningún homicidio, pero otros están tan llenos de nombres que no se pueden leer", en particular en el sur y suroeste de la ciudad, habitados mayoritariamente por latinos y afroamericanos.

"Los barrios llenos de nombres son aquellos donde se cierran escuelas, hay miles de casas vacías y no hay trabajo", expresó.

La violencia provocada por pandilleros en Chicago, que crece al aproximarse el verano, es un fenómeno que desafía los esfuerzos y tácticas empleadas por la Policía local para combatirla.

En una reunión este pasado lunes en una iglesia del sur de la ciudad, el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, exhortó a la comunidad afroamericana a unirse contra la violencia y no ceder a las amenazas.

"Esta es nuestra ciudad. Estas calles no pertenecen a las pandillas. Nosotros, unidos, somos más grande que cualquiera que ande por la calle en un auto agitando un arma", expresó el alcalde.

Sin embargo, las estadísticas policiales indican que en lo que va del año se han registrado 90 homicidios, comparado con los 92 ocurridos en igual período de 2013.

Cifras divulgadas por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) indican que Chicago es una de las ciudades más peligrosas del país, con un elevado porcentaje de muertes provocadas con armas ilegales, pues Nueva York, que tiene una población tres veces superior, registró 419 homicidios.

El superintendente de la Policía de Chicago, Garry McCarthy, declaró esta semana que el trabajo que realiza su departamento para combatir la violencia y confiscar armas de fuego se compara a "tratar de beber agua de una manguera de bomberos".